Eres Especial

Tema en 'The Christian Girl's Club' comenzado por Mariana, 24 de Marzo de 2008.

Comparte esta página

  1. Mariana

    Mariana New Member




    ¿Has sentido alguna vez que no vales? ¿Que no tienes nada de especial? Según lo que dice Dios en la Biblia, su revelación, si piensas que no tienes nada que ofrecer, no has entendido bien quién eres.

    ¿Quién eres?

    Eres un diseño de Dios.
    La Madre Naturaleza no te hizo salir así al azar. Existen unos versículos increíbles en la Biblia que dicen que Dios diseñó cada parte de tu ser antes de que nacieras: «...y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, sin faltar una de ellas» (Salmo 139:14-16).

    Para diseñar cualquier producto – un vestido de novia, un parque, el mobiliario de una oficina – hace falta sentarse y rascar la cabeza, producir una «tormenta de ideas» para entender los elementos del diseño y la idea que se quiere transmitir. El vestido de novia: ¿con encaje Chantilly o tul bordado? El parque: ¿para que paseen los jubilados o para que jueguen los niños? El mobiliario: ¿clásico o moderno? Dios, igualmente, te diseñó a medida, pensando activamente (no pasivamente): «Piel sensible, ojos verdes, un metro sesenta, risa nerviosa...»

    Y su trabajo no se concluyó con tu cuerpo. El cuaderno Autoaceptación contiene una lista de nueve características inalterables, aparte del aspecto físico, que Dios determina antes de que nazcamos:

    nuestros padres
    momento en la historia
    raza
    origen nacional
    sexo
    orden de nacimiento
    hermanos
    habilidades mentales
    envejecimiento y muerte
    Eres una obra de arte.
    En Efesios 2:10, Dios dice que somos hechura suya. La palabra en griego es «poiema», «una obra de arte, un producto diseñado». Es de esta palabra que se deriva «poema». Es decir, eres un poema, una obra de arte de Dios.

    Cuando la Biblia te llama una obra de arte, no te está lanzando un piropo ni una ayuda para aumentar la autoestima. Te lanza más bien una idea que debiera revolucionar tu vida: ¿Por qué me ha diseñado así el Artista? ¿Qué es lo que puede transmitir a través de mí?

    De la misma manera que los bancos ondulados del Parc Güell en Barcelona expresan los sentimientos del arquitecto Antonio Gaudí, o los tonos sombríos del Guernica manifiestan los pensamientos de Pablo Picasso, tu trasfondo familiar, tus talentos y tu temperamento pueden servir como marco para que Dios se exprese a través de ti. Los poetas, arquitectos y artistas escogen minuciosamente las palabras, la geometría y los colores para producir el efecto deseado. Quieren transmitir una sensación, y sólo hay ciertas combinaciones que lo harán. El Señor también ha preparado sabia y cuidadosamente las facetas de tu persona para comunicar su mensaje y para que cumplas sus propósitos.

    Estás en fase de transformación.
    Existe una pegatina de una oruga con este mensaje: «No pierdas la paciencia conmigo. Dios todavía no me ha terminado». Esa es la idea. No eres estática como el lienzo, el inmueble o la poesía. El apóstol Pablo llamó a los corintios «cartas vivientes», y eso es lo que eres tú también. El Señor sigue dando pinceladas, colocando ventanas, añadiendo versos. No te ha terminado todavía.
     
  2. Cargando...


  3. Mariana

    Mariana New Member

    ¿Qué significa esto para mi vida?
    Entender que eres una obra de arte firmada por Dios debe revolucionar tu vida. Te ayudará a no enfocarte tanto en tu autoestima, sino en por qué y para qué te ha hecho Dios:

    Como obra de arte, no te tienes que limitar a quedarte en un museo.
    Eres una obra de arte estés donde estés: en casa, en la clase de informática, o en la iglesia. No tienes que buscar un puesto para empezar a servir. Puedes servir en cualquier situación.

    Este principio también tiene otra aplicación: no sólo puedes servir en cualquier situación, sino con cualquier talento. Tus dones espirituales no son lo único que Dios utiliza ni lo único que le debes consagrar. Por ejemplo, puede que tengas ojo para colores, texturas y decoración. Este talento lo puede utilizar Dios también en el ámbito de la iglesia. No es un trabajo menos espiritual el acondicionar el local para hacerlo más acogedor.

    Dios, como tu Diseñador, tiene el derecho a invadir toda área de tu vida. Conságrale todo lo que eres y tienes. Él te lo ha dado con una finalidad, pero sólo la descubrirás si pones todo a su disposición.

    Como obra de arte, no tienes por qué compararte a los demás.
    Si Dios te ha hecho el friso de un edificio, ¿por qué envidias a la Torre Eiffel? Dios nos ha hecho diferentes por una razón que nadie más puede cumplir. Quizá te hayas preguntado mil veces por qué tus padres se divorciaron y no has podido tener una familia cristiana como la de tu mejor amiga. Pero conoces a una mujer que sufre porque su marido le ha dejado. Ves la confusión y el dolor de sus hijos. ¿No te acercarás con tu trasfondo y entendimiento únicos? Dios tiene un plan diferente para cada obra de arte.

    Como obra de arte, aceptas que los cumplidos pertenecen al Artista.
    No puedes recibir la gloria por lo que eres. El que te ha diseñado, sí. Aprende a redirigir hacia el Cielo esas palmaditas en la espalda.

    Como obra de arte, recuerda el cartel que llevas: «Bajo construcción».
    Puesto que Dios no te ha terminado todavía, habrá aspectos de tu personalidad, madurez, talentos, que Él querrá que desarrolles. Aprovecha las oportunidades. Aprende. Empápate de los que saben. Lee. Pero hazlo mientras te pones en marcha.

    Fija esto en la mente para la próxima vez que pienses «no soy nada especial»: eres una obra de arte, de carne y hueso, de un grandioso Diseñador que no te ha terminado todavía.
    Elizabeth Clark Wickham
     

Comparte esta página

Cargando...