La Mujer en la Biblia.

Tema en 'The Christian Girl's Club' comenzado por Mariana, 24 de Marzo de 2008.

Comparte esta página

  1. Mariana

    Mariana New Member




    I: La situación infrahumana de la mujer en tiempos de Jesús

    En general la situación de la mujer judía empeoró en tiempos de Jesús. En Israel ya existía un fuerte antifeminismo que fue reforzado por motivos religiosos y por la creciente importancia de sacerdotes y escribas. La mujer dentro del pueblo de Israel vivió una situación de inferioridad radical y socialmente las mujeres experimentan una marginación total, son excluidas del templo, del culto, de la ley. Así socialmente marginada, hecha impura por la ley,(Lev15,18-30) la mujer por el hecho de ser mujer perdía su valor y era vista como un ser inferior,( Sir 42,9-18) - No contaba como persona; cada vez más marginada y reducida a lo privado. Se la mantenía lo más lejos posible de la vida pública, era sometida al poder del padre o esposo. El hombre era su dueño. El tener hijos varones era muy importante, ya que la carencia de estos era visto como una desgracia, inclusive como un castigo de Dios y razón para tomar una segunda esposa. El desprecio hace la mujer se hacía manifiesto en el divorcio, como derecho único del hombre. El al enviar una carta de repudio, aunque los motivos fuesen muy imprecisos, la mujer no podía volver a la casa. Su situación de inferioridad era igual a la de las esclavas y el texto de la mujer del levita ( Jue 19,1-30)es la expresión más cruda de desigualdad y generadora de la injusticia.
    .
    II.- Jesús devuelve a la mujer su dignidad que le pertenece desde su origen de la creación .

    1.1.- El proyecto de Jesús.

    Jesús comenzó un movimiento de renovación en el interior del judaísmo, como una prolongación de la tradición profética. El anuncio, la buena nueva que consistía en el cumplimiento de las promesas de Dios a Abraham y en la llegada del reino que se hacía realidad en él.
    Según la tradición judía solamente se podía pertenecer al pueblo escogido a través del templo y la Torá (ley) lo que significaba una exclusión de la mayoría: mujeres , niños, discapacitados, pobres, enfermos, pecadores, y no judíos. Jesús cuestionó las instituciones sociales y religiosas centrales: el templo y la ley. Él exigió una transformación profunda del ser humano, es decir, una interiorización de su relación con Dios, lo que debe manifestarse en el amor fraterno, en relación de igualdad y solidaridad entre toda clase de personas incluidos los marginados por el ritualismo y la observancia rabínica de la ley. El templo y la ley deben estar en función de la dignidad e igualdad de todo ser humano. Si la ley excluye no tiene valor,y de ninguna manera puede ser presencia de Dios.
    El anuncio del reino de Dios tiene una dimensión universal y política, incluye a los excluidos por la tradición judaica. Todos los que sufren injusticia y violencia son los que demuestran más disposición para entender el mensaje de justicia, amor y dignidad. Ellos acogen con esperanza el anuncio de liberación. Jesús explica el reino de Dios mediante las parábolas e inaugura su presencia muy cercana a través de los milagros y curaciones como signo de plenitud de vida. Jesús desafía las prohibiciones legales de la ley rabínica, rompe prejuicios y tabúes. De esta manera entiende el papel desempeñado por las mujeres en el proyecto del movimiento de Jesús.

    1.2.- Jesús acoge, no discrimina a la mujer.

    Jesús superó el machismo de su tiempo. Su comportamiento con las mujeres era profundamente humano. Se dejó querer por todos y todas que buscaban su cercanía. Manifestó sin temor sus sentimientos, su compasión, su afectividad y su amistad. No tuvo miedo a las mujeres ni se sintió obligado a mantenerse lejos de ellas. Trató a las mujeres con libertad, espontaneidad y respeto,sin tabúes ,ni discriminaciones. Por eso, la actitud de Jesús frente a las mujeres significó una ruptura y novedad para su tiempo y provocó reacciones de sorpresa y escándalo entre los seguidores de la ley rabínica, inclusive entre sus propios discípulos. Esta actitud de Jesús se manifestó en su predilección por las mujeres en la defensa de su dignidad, en el llamado al seguimiento y en la integración del discipulado.

    1.3.- Jesús y las mujeres en los milagros y curaciones.

    Jesús sanó a las mujeres y por su actitud llama la atención acerca de la situación infrahumana de ellas. Estas curaciones físicas simbolizan una restauración social, cultural y política que permitía a las mujeres participar de la vida social de su comunidad. Jesús devuelve la salud, la integridad, restaura la vida, su humanidad. Los enfermos para los judíos son personas impuras condenadas para siempre a su situación de exclusión de sociedad y de la religión. Jesús rompe estos conceptos legales de impureza. Trata a las mujeres con cariño, espeto, como hijas de Dios.
    Las mujeres experimentan por medio de Jesús la fuerza del Reino, a misericordia del Dios de la vida, al fin se sentían personas. Aquellas palabras de Jesús: " Mujer, quedas libre de tu enfermedad" a la mujer encorvada (Lc.13,10-17) y a la suegra de Simón,( Mc.1,30-31) estallaron con toda fuerza liberadora ,para ellas y para tantas otras.
    "Mujer, quedas libre" dice a la que padecía un flujo de sangre ( M.5,25-30) y que consiguió tocarlo cuando pasaba, sintió ,con la curación, e era devuelta su lugar en la comunidad ,de la que excluía su impureza ritual. " Niña levántate" tomando la mano de una joven muerta( Lc.8,54-56) para resucitarla a la vida y entregarla a sus padres sobrecogidos de admiración.

    1.4.- Jesús defiende la dignidad de la mujer.

    Jesús siempre tomaba en serio a las mujeres marginadas de toda vida social y religiosa .Acostumbraba conversar con ellas, enseñarles la ley, y escucharlas. En contra de la ley rabínica, hablaba a solas con las mujeres. Era amigo de Marta y María a quién visitaba en su casa. Para los judíos era inconcebible que un rabí entrara en casa de mujer sin esposo o sin padre. Jesús condenaba la práctica del divorcio del sistema rabínico, por ser una ofensa y humillación para la mujer y por ser una ley injusta y discriminatoria. Jesús enseña que en el matrimonio hombre y mujer tienen los mismos derechos y obligaciones y el hombre que abandona a su mujer comete adulterio contra ella.
    Así Jesús se solidariza con los y las que sufren desprecio y son tratados / as simplemente como objetos. Siempre hace referencia a la creación, Dios nos creo a su imagen y semejanza, nos creo hombre y mujer. (Gen 1,27) Somos distintos, pero esto no es una razón para que la mujer sea tratada como inferior o sumisa, sin derechos, sin posibilidad de relacionarse como persona. Aquellas palabras de Jesús " Mujer quedas libre" a la adúltera (Jn.8,2-11) apuntó de ser apedreada, es que ella sentía de pronto que desaparecía el peso de la culpabilidad porque alguien la acogía, la miraba de frente y le devolvía la virginidad de un futuro aún por estrenar. "Mujer, quedas libre" dice Jesús a la samaritana ( Jn.4,1-42) que después de su encuentro con Él será fundadora de la iglesia de Samaria.

    1.5.- Jesús y las mujeres en el discípulado de iguales.

    A través de Jesús ,las mujeres descubren a un Dios bondadoso, que es el Dios de los que sufren, de los marginados y de los que padecen injusticias. Se sientan atraídas a seguir a Jesús. Sobre todo las mujeres que fueron sanadas de sus enfermedades. Según las costumbres judías era inconcebible para un rabí tener mujeres que le siguieran dejando sus hogares, acompañándole en su misión itinerante. Ellas seguían a Jesús desafiando las prohibiciones legales y las costumbres socio-religiosas y culturales. (Lc 8,1-3;Mc. 15,40-41). Las mujeres son también discípulas de Jesús, anuncian creativamente su Reino desde su realidad femenina y son importantes en la Iglesia y en el mundo tan masculinizado. Mujeres y hombres tienen las mismas posibilidades; así el anuncio del Reino de Dios rompe las estructuras patriarcales. Al permitir que un grupo de mujeres lo acompañen con sus apóstoles y discípulos, Jesús da a conocer su postura frente a las mujeres. El maestro da muestra de su libertad interior; no se deja esclavizar por normas sociales. Él mismo rescata la norma en que los seres humanos son reconocidos, con toda justicia y amor como hijos de Dios. El comportamiento de Jesús es innovador al respeto. Invita a los creyentes a ser creativos en la libertad traída por el Espíritu. "Mujer, quedas libre" Jesús lo dice a la cananea, envuelta en la admiración de Jesús por su enorme fe, queda libre del desprecio que provocaba su condición de pagana. " Mujer quedas libre" escucha María Magdalena, Martha Susana, Salome … que alcanzaban la condición de discípulas al poder seguirle y María de Betania (Lc.10,38-40) podía escaparse del trajín doméstico y sentarse a los pies del maestro bebiéndose sus palabras. Las mujeres que libremente acudieron de madrugada al sepulcro (Lc 24,9-12) con las manos llenas de perfume, se volvieron con el corazón lleno de jubilo, porque el maestro querido, el Señor estaba vivo y a ellas que las leyes no les permitieron ni si quiera ser testigos en un juicio, habían recibido el privilegio de reconocerle y la misión de anunciárselo a los apóstoles.

    Para la revisión personal:

    ¿Soy dócil a los caminos del Espíritu, siguiendo la palabra del Evangelio y viviendo abierto a la novedad de Dios en mi vida en constante discernimiento?
    ¿Cómo vivo en mi existencia cristiana las tensiones inevitables entre dones personales y misión comunitaria, vida interior y compromiso por la justicia?
    Para la reunión de grupos:
    ¿Con cuáles iniciativas concretas podríamos renovar la dimensión misionera de nuestra comunidad?
    ¿Es la oración de nuestra comunidad una experiencia sostenida e iluminada por el Espíritu de Jesús que nos hace dóciles a los caminos de Dios y abiertos al mundo en actitud de servicio?

    Hna.María Erika Faber
    Misionera Sierva del Espíritu Santo
     
  2. Cargando...


Comparte esta página

Cargando...