Líder cristiano: “La profecía se cumplió” en la reunión entre Trump y Kim Jon-un

Tema en 'Noticias Cristianas' comenzado por Noticias Cristianas, 3 de Julio de 2019.

Comparte esta página

  1. Noticias Cristianas

    Noticias Cristianas Active Member




    KANSAS, EE.UU.- En un paseo con el grupo de jóvenes de la iglesia, lo impensable ocurrió con Steffani Besch, en aquel momento tenía 13 años. Una mujer joven la empujó en la piscina, ella se golpeó la cabeza en el borde de la piscina, perdió el conocimiento y pasó 30 minutos en el fondo del agua.

    Después de un culto en la ciudad de Dodge City, Kansas (EE.UU.), en julio de 1979, Steffani fue con ocho amigos del grupo de jóvenes a una piscina en un pueblo cercano, Jetmore.

    Era un día caliente, la piscina estaba excesivamente llena y había mucho cloro, de modo que el agua parecía turbia. Cuando Steffani y su amiga, Tami, estaban hablando en la orilla de la piscina, una muchacha del grupo, llamada Tad, empujó a las dos chicas.

    Tami volvió a la superficie, pero Steffani se había golpeado la cabeza contra la estructura de cemento. “Eso me dejó inconsciente, pero nadie lo vio. “Yo fui al fondo de la piscina”, cuenta Steffani, hoy con 53 años, según el sitio God Reports.

    Tami buscó a Steffani y la vio bajo el agua, pero creyó que estaba nadando hacia el otro lado. Ella verificó con otros jóvenes del grupo y finalmente sintió que algo estaba mal. Ella lo advirtió al salvavidas que estaba de turno, que la contradijo: “Si alguien necesitara ayuda, yo lo habría visto”, dijo el profesional.

    El desagüe de la piscina era tan fuerte que jaló a Steffani hacia el fondo y la atrapó en su rejilla. “Los niños estaban jugando, así que parecía que alguien nadaba en el fondo de la piscina. Nadie prestó atención”, cuenta Steffani.

    Pero el reloj estaba corriendo – treinta minutos habían pasado desde que Steffani había desaparecido.

    El grupo de jóvenes comenzó su búsqueda por Steffani en todo el complejo, hasta que la hija de uno de los pastores de la iglesia, Cheri, decidió sumergirse en el lado más profundo de la piscina. “Creo que algo está ahí abajo. “Puedo ver algo”, gritó la niña.

    Un joven que estaba cerca, hijo del sheriff local, se sumergió para intentar encontrarla. “Yo estaba en posición fetal, presa en el drenaje en el fondo. “Él me consiguió levantar y traerme a la superficie”, recuerda Steffani.

    Steffani fue socorrida, pero no daba señales de vida. Sus amigos se reunieron alrededor de ella y comenzaron a declarar el nombre de Jesús. “Esa era la única cosa que ellos sabían hacer, decir el nombre de Jesús, mientras pensaban en qué hacer”, dijo.

    Batalla por la vida

    Una ambulancia transportó a Steffani a un hospital cercano que funcionaba como una instalación de enfermería. El médico le informó que ella ya estaba muerta. “Ellos creyeron que estaba muerta. No había nada que ellos pudieran hacer”, cuenta.

    Cuando Steffani estaba acostada en la camilla, algo notable sucedió. “Tuve una experiencia con el Señor y literalmente vi mi espíritu dejar mi cuerpo y vi mi cuerpo natural en el fondo de la piscina”, recuerda.

    En su visión, Steffani recuerda haber caminado por el fondo de la piscina, subir las escaleras y mirar hacia arriba.

    Luego ella fue llevada a lo alto. “Yo estaba en las puertas del cielo y hubo una batalla por mi vida. Yo oí a Satanás decir: ‘ella viene conmigo’. Yo oí al Señor decir: ‘ella no va’. “Eso sucedió tres veces”, relata.

    Entonces la muchacha oyó a Jesús decir: “Todavía no es la hora de ella y, cuando sea, ella estará conmigo”. Inmediatamente, Steffani abrió los ojos en el hospital. “Estaba lenta, era difícil respirar. Recuerdo ver a mi grupo de jóvenes. Algunos se apoyaron en la pared, llorando”.

    De manera inexplicable y sorprendente, Steffani fue dada de alta del hospital. Sin embargo, ella continuaba débil y con frecuentes desmayos. La adolescente fue llevada al Hospital Dodge City, donde se le diagnosticó una conmoción.

    El médico, sin embargo, no entendió por qué no había agua en sus pulmones. Entonces Steffani compartió su testimonio: “Sé lo que me pasó. Jesús salvó mi vida”. Sorprendido, el médico respondió: “No tenemos una explicación. La única cosa que podemos decir es que vamos a llamar a eso milagro”.

    Testimonio del poder de Dios

    Steffani guardó su historia por algunos años, por miedo a la interpretación errónea de las personas. Sin embargo, ella encontró en Dios la explicación para la disputa por su vida entre Jesús y Satanás en la Biblia.

    “Pero cuando el arcángel Miguel contendía con el diablo, disputando con él por el cuerpo de Moisés, no se atrevió a proferir juicio de maldición contra él, sino que dijo: El Señor te reprenda”, Judas 1: 9.

    En los últimos 10 años, Steffani se ha vuelto más abierta a compartir su historia. “Me dijeron que la gente necesita saber que Dios hace milagros todos los días”, destaca. “No es sólo una historia – Realmente resucita a los muertos”.


    Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de todas las noticias cristianas evangélicas.
     
  2. Cargando...


Comparte esta página

Cargando...