10 tipos de mujeres con las que los hombres cristianos nunca deben casarse

10 tipos de mujeres con las que los hombres cristianos nunca deben casarse

El amor no tiene que ser ciego. No hay razón para conformarse con relaciones poco saludables o dañinas y aun sabiendo esto decidamos casarnos.

Todos tenemos problemas de pecado con los que tratamos a diario. Todos hemos cometido errores que a menudo nos gustaría que no pudiéramos hacer.

Todos necesitamos la gracia y la libertad que solo Cristo mismo puede ofrecer. Pero nuestros matrimonios son más saludables cuando reconocemos las alertas rojas en nuestras relaciones de pareja, en lugar de elegir no ver problemas en absoluto.

Dios se preocupa por las decisiones que tomamos. A él le importa con quién nos casamos. Y podemos confiar en que Él nos guiará y nos ayudará a ver algunas señales de alerta que debemos conocer en el camino.

1. La incrédula

Tenga cuidado de no conformarse con menos de lo que Dios querría para su salud espiritual y el cuidado de su matrimonio.

El matrimonio puede ser lo suficientemente duro a veces, sumado a la presión de los puntos de vista espirituales opuestos, y usted puede tener grandes problemas cuando ocurren los factores estresantes normales de la vida.

Si tiene creencias muy diferentes ahora, no asuma falsamente que logrará que ella “se dé la vuelta”, o que cambie más tarde. Puede suceder, pero puede que no.

“No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?” 2 Corintios. 6:14

2. La abusadora

Muchas veces se asume que los “abusadores” son hombres, pero las mujeres también luchan con esta misma trampa, y el hombre en su vida puede sentir que es difícil hablar sobre el problema o encontrar ayuda.

Los hombres a menudo pueden convertirse en víctimas invisibles del abuso en las relaciones y encontrarse lidiando con profundos niveles de vergüenza, culpa e insuficiencia.

Salmos 11: 5 dice: “Jehová prueba al justo; pero al malo y al que ama la violencia, su alma los aborrece”.

Este versículo nos recuerda cómo se siente Dios acerca del corazón que instiga a la violencia. Nadie merece ser abusado. Aléjese rápidamente de quien le cause daño físico, verbal o emocional profundo.

Tú no eres su gracia salvadora. Esa es la obra de Dios. El matrimonio debe construirse sobre un profundo amor y respeto, y el abuso de cualquier tipo no tiene lugar allí.

3. La controladora y manipuladora

El comportamiento sutil y peligroso de esta persona puede indicar grandes problemas por delante. Lo que podría ser disfrazado como “solo me preocupo por ti”, puede ser realmente una necesidad de control constante o un corazón celoso.

Ella puede dominar y esforzarse por tomar decisiones por usted, especialmente con respecto a con quién pasa su tiempo.

Ella podría controlarte con frecuencia, vigilarte de cerca o acusarte falsamente de haberla engañado.

Él impulsado por las necesidades de control tendrá problemas continuos con respecto a si ella puede “confiar en él”. A menudo, bajo su control, puede comenzar a sentir que casi no puede respirar. Es sofocante. Se supone que es así, así es como estás sujeto.

Santiago 3:16 dice: “Porque donde existen los celos y la ambición egoísta, habrá desorden y toda práctica vil”. Y ese no es un lugar para comenzar un matrimonio.

4. La enojada y contenciosa

Si su pareja no puede controlar su temperamento antes de casarse, seguramente no lo hará después de casarse.

En la mayoría de los casos, su comportamiento empeorará. No importa cuál sea nuestro tipo de personalidad, todavía no nos da espacio para explorar a nadie en nuestro camino con palabras y alarmas crueles.

Tómese el tiempo para ver cómo responde en diferentes escenarios, especialmente cuando está bajo presión.

Proverbios 25:24 dice: ” Mejor es estar en un rincón del terrado, que con mujer rencillosa en casa espaciosa”.

Esto es más que “Estoy teniendo un mal día”. Una disposición enojada y peleona tiene un patrón de negatividad. La clave es: ¿se da cuenta ella de que es un área de debilidad que desea que Dios cambie? Si la respuesta es “no”, manténgase alejado.

5. La seductora

Los comportamientos establecidos antes del matrimonio no desaparecerán mágicamente una vez que digas: “Yo sí”.

El pecado sexual puede ser una trampa profunda del enemigo y una vez atrapados en estos patrones destructivos, estos son difíciles de romper. Sin embargo, el dolor o los errores del pasado no deben tener control sobre nuestro presente y futuro. Dios redime, libera y desea hacernos nuevos.

Las mentiras del mundo dicen que el sexo antes del matrimonio es normal, no es gran cosa. Sin embargo, es un gran negocio. No caigas en la mentira del enemigo. El corazón de Cristo busca lo mejor para quien ama, deseando construir, proteger y alentar patrones saludables y seguros.

En la historia de José en Génesis 39, vemos a la esposa de Potifar persiguiéndolo con deseos sexuales día tras día. Fue implacable José, no cayó. La Biblia dice: “él huyó”. Hombre sabio.

6. La engañadora y mentirosa

Cada matrimonio debe construirse sobre la confianza. Sin esto como una base firme, estás en problemas desde el principio. Entonces, ¿qué hay de esas “pequeñas mentiras blancas” que empezaste a notar en el camino?

En realidad, no hay tal cosa como pequeñas mentiras blancas. Cualquier mentira está destinada a ocultar, engañar o manipular la verdad.

No hay lugar para la deshonestidad en una relación sana y amorosa. Es una trampa peligrosa y siempre te dejará preguntándote qué está escondiendo.

En Jueces 16, leemos la historia de Dalila, quien tramó y engañó al hombre fuerte Sansón, y finalmente lo engañó.

Fue engañado tontamente por sus tentaciones y cayó en una profunda destrucción a causa de ello. Si nos comportamos como Sansón, podemos perder la señal de que hay problemas por delante.

7. La adicta

Esta persona necesita una libertad que solo puede venir al admitir que hay un problema, buscar ayuda profesional y apoyarse en la fuerza que Dios puede brindar.

La adicción al alcohol, las drogas, la pornografía o los hábitos destructivos conducirán a profundos problemas en el futuro. Y aunque parezca que su relación la desafía en la dirección correcta, no se deje engañar por el hecho de que ella lo “entregará todo por usted”, sin la ayuda y la responsabilidad de ayuda profesional.

No eres el único el único en querer liberarla y tu papel no es tratar de cambiar su corazón. Solo Dios puede hacer eso. 1 Corintios. 6:12 dice: “Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna.”.

8. La narcisista y diva

No importa lo hermosa, talentosa y encantadora que parezca, el matrimonio se basa en la palabra “juntos”.

Si la relación antes de casarse parece ser todo acerca de ella, es posible que tengamos alguna lucha por delante.

La “Diva” generalmente se refiere a alguien que exige el centro de atención y enfoque a expensas de los sentimientos de los demás.

La humildad, la compasión, el amor y el respeto son características mucho más admirables que simplemente lo externo. “El encanto es engañoso, y la belleza es vana, pero una mujer que teme al Señor debe ser alabada”, Proverbios 31:30.

9. La interesada y gastadora

¿Hábitos de gasto secretos? ¿Está más interesada en su cuenta bancaria o en lo que puede comprarla que en usted?

Una vez casados, estos patrones pueden empeorar cuando los factores estresantes de la vida familiar y las responsabilidades aumenten.

Los problemas de dinero y las luchas financieras son una de las principales causas de divorcio. “Porque el amor al dinero es la raíz de todo tipo de mal. Algunas personas, ávidas de dinero, se han alejado de la fe y han atravesado muchos dolores ” 1 Timoteo. 6:10.

10. La que no abandona su casa para hacer una vida contigo

Es difícil convivir con una persona cuando todavía está muy unido a sus padres.

No hay nada malo en tener relaciones cercanas y saludables con nuestros padres durante toda la vida, hasta que usted permita que consuma su decisión o controle su matrimonio.

Los padres están destinados a ofrecer protección a los niños, incluso a los adultos. Pero en el matrimonio, al cónyuge se le debe dar ese lugar principal de liderazgo y cuidado, bajo la autoridad de Dios.

Hable sobre los límites saludables antes de casarse, no lo descarte como “no es un gran problema”.

“Por esta razón, el hombre dejará a su padre y a su madre, y se unirá a su esposa; y llegarán a ser una sola carne “. Génesis. 2:24.

Por Debbie McDaniel

Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de todas las noticias cristianas evangélicas.

Loading...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Send this to a friend

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close