50 millones de cristianos son perseguidos en China

50 millones de cristianos son perseguidos en China

FILIPINAS. – Dos bombas alcanzaron una catedral católica en el sur de Filipinas el domingo (27), dejando al menos 20 muertos y 81 heridos, entre ellos 14 soldados de las fuerzas armadas del país y dos policías.

Dos explosivos detonaron en la catedral católica de Jolo, en la región de Mindanao. El primer dispositivo estalló dentro de la catedral, y el segundo apuntó a soldados que se acercaron para ayudar a las víctimas de la primera explosión, según el portavoz de las Fuerzas Armadas de Filipinas, el general Edgard Arevalo.

El grupo terrorista Estado Islámico (EI) se tomó el domingo, la responsabilidad del ataque a través de su agencia de noticias Amaq. Poco después, la “Provincia de Asia Oriental” del EI también emitió un comunicado adjudicándose la autoría de los dos atentados suicidas.

En un comunicado, el secretario de Defensa, Delfin N. Lorenzana, condenó el atentado y dijo que reforzó a las tropas en el lugar para “aumentar su nivel de alerta” y garantizar la protección de lugares de culto y espacios públicos.

El portavoz de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, condenó el ataque el domingo por la noche, pidiendo que “los responsables de esos crímenes sean rápidamente llevados a la justicia”.

El ataque ocurrió días después de un referéndum aprobado el pasado lunes, pidiendo a la población mayoritariamente musulmana que apoyara un plan de los separatistas y que el gobierno creara una nueva región auto-administrada.

La propuesta del referéndum es crear una región autónoma musulmana que podría llevar a una solución pacífica entre el gobierno y el grupo rebelde Frente Moro de Liberación Islámica, un conflicto que ha costado 120.000 vidas desde la década de 1970. La mayoría de los 2,8 millones de personas que participaron en la votación apoyaron el referéndum, menos la ciudad de Jolo.

Historia de la violencia

La región de Mindanao ha sido tomada por la violencia entre musulmanes y cristianos desde hace décadas. Es hogar de varios grupos islámicos insurgentes, como el Abu Sayyaf, que ha sido acusado de varios ataques a civiles y tropas del gobierno filipino, así como el secuestro de ciudadanos extranjeros.

Abu Sayyaf, junto con el grupo Maute, otra organización terrorista en Mindanao, fue responsable de la invasión y ocupación de Marawi, la mayor ciudad de mayoría musulmana del país en 2017.

Los militantes afiliados al EI, sitiaron Marawi por cinco meses, y la violencia obligó a más de 350 mil habitantes a huir de la ciudad, ya que sus casas se redujeron a escombros. En los 150 días de la operación del ejército filipino para expulsar a los terroristas, más de 800 militantes y 162 miembros de las fuerzas de seguridad del gobierno murieron.

En una entrevista de radio, el gobernador Mujiv Hataman dijo que el ataque a la iglesia no está relacionado con el referéndum. “No puedo ver la conexión. En primer lugar, Abu Sayyaf o el EI no manifestaron su posición sobre el referéndum, si están a favor o en contra”, dijo Hataman, añadiendo que sólo Abu Sayyaf tiene los medios para realizar el ataque.

Loading...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Send this to a friend

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close