Esas mujeres

Esas mujeres

Fue llevada a los mejores médicos.

Y él no la quería perder.

Recibió los más esperanzadores tratamientos.

Y él no la quería perder.

Ingresó en los mejores hospitales.

Y él no la quería perder.

Visitó los mejores curanderos.

Y él no la quería perder.

En el clímax de la extenuación exclamó a su amado:

“Amor meu, digue’m si haig de quedar o haig de marxar”. (*)

(*) Amor mío, dime si he de quedar o he de partir.

“De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aún mayores hará, porque yo voy al Padre”. (Juan 14:12)

Loading...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Send this to a friend

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close